Doble atentado islamista en Notre Dame

El islam se organiza ante nuestros ojos para matarnos. Los activistas musulmanes siguen las órdenes de atentar contra objetivos cristianos y europeos/occidentales en general durante la Semana Santa.

Dentro de ese orden de acontecimientos se circunscriben los atentados reportados, entre otros lugares, en la Catedral de Saint Denis de París, la Catedral de San Patricio de Nueva York,  y en general, todo tipo de objetivos cristianos y occidentales.

El objetivo más ambicioso que han conseguido atacar los terroristas musulmanes ha sido, sin duda, la Catedral de Notre Dame, en París. Y para nuestra desgracia y nuestra vergüenza, el ataque ha sido todo un éxito.

Nadie en su sano juicio puede llega a imaginar que, los especialistas que se dedicaban a la restauración de la catedral de París puedan haber causado el incendio. No sólo porque no cabe duda respecto a la meticulosidad, profesionalidad y seguridad de los encargados de resguardar y conservar la catedral, es que Notre Dame está literalmente rodeada de millones de musulmanes con órdenes directas de atacar todo lo cristiano.

Los mismos que han celebrado con alborozo el incendio de ese símbolo de la cultura occidental como es la Catedral de París.

El segundo atentado lo han cometido nuestras propias autoridades de nuestros países, al tomarnos por gilipollas pensando que alguien va a creer que, ante el asedio musulmán a los templos cristianos, el incendio de la Catedral más representativa del occidente europeo va a ser causado por unos restauradores chapuceros.

Y este segundo atentado, urdido para proteger a los que nos atacan, ha sido incluso más doloroso que el primero.

Europa no está en peligro por el ataque musulmán, está en peligro por la traición de nuestros propios dirigentes.

 

Comparte:



Deja una respuesta