Marruecos permite una oleada de pateras en plena crisis migratoria

elmundo.es

En mitad de una crisis migratoria sin precedentes en la UE y con el Gobierno de Pedro Sánchez anunciando que retirará las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla y devolverá la sanidad a los sin papeles, Marruecos ha vuelto a abrir sus fronteras para hacer notar el papel esencial que desempeña en la vigilancia de las puertas de Europa.

A dos días de la llegada a Valencia de los 629 inmigrantes y refugiados rescatados por el Aquarius, entraron este jueves por el Estrecho de Gibraltar procedentes del norte de Marruecos 471 inmigrantes en 57 lanchas que fueron auxiliados por efectivos de Salvamento Marítimo en uno de los operativos más duros que se recuerdan. Al menos cuatro subsaharianos perdieron la vida durante la travesía. Fuentes de la lucha contra la inmigración clandestina aseguran a EL MUNDO que el país vecino vuelve a estar detrás de esta oleada de pateras.

Casi todas las embarcaciones eran inestables lanchas de plástico, de las de juguete tipo toy, lo que multiplica la peligrosidad de la ruta del Estrecho. En las embarcaciones viajaba una veintena de mujeres, tres embarazadas y dos bebés. Salvamento Marítimo tuvo que contar con la colaboración de un helicóptero del Ejército del Aire para agilizar los rescates, que no sólo se limitaron a aguas del Estrecho sino también al mar de Alborán, lo que eleva las cifras a más de 600 auxiliados.

El fin del Ramadán y el buen tiempo han podido propiciar esta oleada, pero las fuentes consultadas aseguran que el verdadero agente impulsor ha sido Marruecos, que habría consentido, e incluso alentado, la multitudinaria salida como «una forma de meter presión». «Cuando hay cambio de Gobierno, hay que sacar beneficio económico, especialmente si el Gobierno es del PSOE. La inmigración es un tema candente ahora y Marruecos quiere sacar tajada», sostienen. «Ninguna patera sale de Marruecos a plena luz del día si no es con autorización», añaden, y recalcan el hecho muy poco frecuente de que las salidas se hayan realizado durante todo el día, cuando lo habitual es que los inmigrantes se echen al mar de noche para sortear los controles marroquíes.

Seguir leyendo http://www.elmundo.es/espana/2018/06/16/5b242067468aeb170b8b4573.html

Olg R. Sanmartin

Comparte:



Deja una respuesta