Subasta de náufragos

elmundo.es

Como esto no es un Gobierno sino un anuncio, en menos de una semana ya ha enhebrado tales ocurrencias electoralistas que si no rinden fruto inmediato en las encuestas producirán efectos terroríficos. Presumió de que levantaba el control financiero de Cataluña -un delito de lesa patria y leso sentido común, como han demostrado aquí Garicano y De la Torre- y resulta que ya lo había hecho Montoro a espaldas del Congreso, otro de los pagos por el apoyo del PNV que trincaron los hijos de Sabino Arana. Batet, la ministra del Golpe en el Gobierno, dijo que era «urgente y viable» «una reforma de la Constitución en un sentido federal» . Mentira. Lo urgente es lo que ella no quiere: combatir el catanazismo y reasumir las competencias que el Estado nunca debió transferir a las autonomías. Sometamos a referéndum si queremos, como los separatistas, una Justicia sin baches de ADN o recuperar Educación, Interior y Sanidad. La hiperventilada Batet aludió a la recuperación de los artículos anticonstitucionales del Estatuto catalán, que tampoco está en su mano. Ni acabar con las nucleares y el carbón. Ni derogar la Reforma laboral. Anteayer, Montero defendió los Presupuestos de Montoro como «de tránsito». Lo son todos: al año, caducan. Se ve que anteayer no pensaban convocar elecciones.

Seguir leyendo http://www.elmundo.es/opinion/2018/06/13/5b1ffe77268e3eca528b45a7.html

Federico Jiménez Losantos

Comparte:



Deja una respuesta