Un PP deprimido espera a que Mariano Rajoy se marche para poder renovarse

Tarde de embalar cajas en los ministerios y de despedirse del Gobierno. Ha pasado. Es real. Mariano Rajoyya no es jefe del Ejecutivo, ni Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal, las dos mujeres más poderosas de España. El PP empieza a deglutir lo que supone que te hayan birlado el poder en apenas dos días. El jueves empezaron a hacerse a la idea, ayer directamente lloraban. Sin la joya de La Moncloa el partido se ha dado cuatro días de plazo para hacer su primera reflexión en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional convocada para el martes.

Unos días de tregua para que el quién es quién del PP escuche la opinión de Rajoy sobre su futuro inmediato y sobre cómo afrontar la renovación de la organización. Pesos pesados del partido consultados ayer señalaron que aguardan que el presidente anuncie que ha terminado su «ciclo político». No se espera, matizan, que se vaya ya, pero sí que proporcione información sobre cuándo lo hará y que ponga en marcha un proceso ordenado de relevo.

En la organización hay cierto «pánico» a que el presidente tenga la tentación de «no hacer nada» o de proseguir como si no ocurriera nada. Por ellos, en opinión de distintas fuentes, sería el momento de anunciar cambios en la cúpula del partido y fijar el camino para la celebración lo antes posible de un congreso extraordinario para elegir al sucesor.

Marisol Hernández
Comparte:



Deja una respuesta