El chantaje de Iglesias y Montero

Pablo Iglesias e Irene Montero han decidido encubrir la incongruencia de la villa en la sierra con el recurso de una consulta tan digna de su megalomanía como de su irresponsabilidad. No han querido preguntar a las bases si secundan la iniciativa de la dacha. Las han amenazado con marcharse y con exponer Podemos a una crisis irreparable.

Hubiera sido más sensato y valiente asumir la incredulidad que ha suscitado en la “ciudadanía” el caso del “chaletazo”, pero Iglesias y Montero, Montero e Iglesias, han trivializado el mecanismo del plebiscito para convertir a sus afiliados en avalistas morales y fácticos de la operación inmobiliaria.

Es la razón por la que la consulta se resiente de una embarazosa manipulación. Iglesias propone la pregunta que no es para garantizar su liderazgo. Introduce un atajo maximalista con el que pretende conservar a la vez el casoplón y el cargo de líder máximo: si no os gusto, me voy, dice Iglesias, en el fiel mismo del catastrofismo que implicaría la sede vacante.

Seguir leyendo: https://elpais.com/elpais/2018/05/20/opinion/1526796549_882413.html

Comparte:



Deja una respuesta