Pedro Sánchez empieza a pagar el precio por los votos recibidos para su excepcional llegada a La Moncloa. Según informa La Vanguardia, seis de los sediciosos presos serán trasladados de inmediato a cárceles catalanas, que dependen de la Generalitat. Se trata del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, el exconseller Raül Romeva, el expresidente de la ANC Jordi Sànchez, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.