La raza española

i algo se puede afirmar ya con certeza indubitada tras toda la bilis infecta vertida en la prensa de Madrid a raíz de la investidura de nuestro president, el Muy Honorable Quim Torra, es que los habitantes del Estado español, y muy especialmente los andaluces, resultan ser criaturas poco hechas y de natural anárquicas. Nada nuevo, por lo demás. Recuérdense si no las palabras que Jordi Pujol publicó a principios de la década de los sesenta del siglo pasado en un libro titulado La inmigración, problema y esperanza de CataluñaPues allí ya podía leerse esto:

El hombre andaluz no es un hecho coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido (…) es, generalmente, un hombre poco hecho, es un hombre que hace cientos de años pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de la comunidad. A menudo da pruebas de una excelente madera humana, pero de entrada constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España. Si por la fuerza del número la llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña.

Y difícilmente podría ser de otro modo teniendo en cuenta que, tal como con similar perspicacia el hoy preso político Oriol Junqueras reveló en cierto artículo del diario Avui aireado a mediados de 2008,

los catalanes tienen más proximidad genética con los franceses que con los españoles; más con los italianos que con los portugueses, y un poco con los suizos. Mientras que los españoles presentan más proximidad con los portugueses que con los catalanes y muy poca con los franceses.

Fuente: https://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/la-raza-espanola-85113/

Deja un comentario