España pide a gritos un 155 pleno, valiente y constitucional

Es tan miserable, obsceno, racista y asqueroso el pensamiento del nuevo presidente de Cataluña, Quim Torra, que los españoles, heridos por esa bestia, exigimos que el artículo 155 de la Constitución sea aplicado de nuevo, pero esta vez con plenitud y constitucionalidad, para que cumpla con los fines terapéuticos y profilácticos pensados por los constituyentes de 1978, incluyendo la limpieza al Parlamento catalán y el cierre o reforma profunda de TV3 y de cualquier otra institución o reducto que siembre el odio.

El odio brutal que emana de la Cataluña nacionalista está sorprendiendo a los españoles, que nunca habían conocido nada igual en la nación. La indolencia cobarde de Mariano Rajoy debe terminar y no existen ya excusas para que la peor xenofobia y el pensamiento más nazi sean expulsados del poder.

Pero lo peor del pensamiento de Torra no son sus frases, sino su aspiración final, que es la misma que tenía Maciá: un levantamiento armado que provoque la independencia de Cataluña por la fuerza. Hace años, hasta los mismos nacionalistas consideraban a Joaquim Torra un perturbado y peligroso extremista, pero hoy las cosas han cambiado tanto que lo han elevado hasta la presidencia del gobierno.

Deja un comentario